Construcción artesanal y procesos creativos.


Proponemos un enfoque creativo, divertido y sano en nuestros trabajos.
Damos preferencia a los materiales recuperados y de mínimo impacto.
Publicamos los procesos con fotos y textos a modo de recetario.


Chacho, Si te gusta, dale a "ME GUSTA"

ME GUSTA

Y la paja germinó




Villaverde, Madrid
Mayo-Junio 2012














Antonio, amigo de amigos en ese momento y ahora más cercano,contactó con el grupo para encargarnos la puesta en marcha de su nuevo hogar. La tarea fué unificar espacios tirando tabiquerías, sanear casi todas las paredes, cocina integrada en el espacio común con encimera de obra, y el aislamiento térmico acústico del espacio.El baño, el techo y el suelo,se quedaron como estaban.
Es una casita pequeñita, y Antonio quiere ahorrarse la calefacción en invierno y estar fresquito en verano, y de pasada evitar ruidos de los vecinos. Fue muy flexible a la hora de elección de materiales, esta obra se hizo con lo que fuimos encontrando por las calles y en la propia obra durante su proceso, salvo los yesos negros sin retardantes, cal hidráulica, hidróxido de cal previamente hidratado con agua, cemento blanco sin cortar, unos ladrillos y arena de río, lo que la hizo muy económica.
Por "casualidad" la semana anterior estuvimos también en Villaverde aislando acústicamente un tabique, con un murete de paja y yeso,con la idea de que es algo eficiente y económico, y lanzamos la propuesta de efectuar la obra con estos materiales.
A Antonio le pareció una idea interesante y encargamos las balas de paja, hubo un momento muy gracioso cuando en la plaza unos rumanos nos vieron y se acercaron a preguntar:
- Y esa paja?
-Vamos a poner vacas
-No, en serio
-Es para hacer el aislamiento de las paredes.
-Ah! Como en mi país.
Es curioso como en los sitios con menos recursos también se apañan para construir, con lo que tienen a su alrededor.







































A demoler! Tarea antiestress donde las haya.
Fuera tabique de separación cocina y salón antiguo,
fuera tabique-estantería-armario-empotrado de separación salón_habita.
Fuera azulejos de la cocina,
dentro paja y materiales.
Dentro bicicletas.




















 Comenzamos a afinar la situación de las instalaciones, a ver las necesidades de luz y agua en los espacios.
Las reuniones con Antonio son esenciales para que sea la obrita de todos, hecha a su gusto, que es el que va a disfrutarla, al fin y al cabo.En este punto, una vez realizadas las rozas y acometidas de agua y luz, comienza el picado de paredes, hasta el yeso negro o ladrillos si éste está defectuoso, para dejarlas transpirables  y rugosas, puesto que el agarre del yeso negro es mecánico, no químico.




Hechos a la antigua usanza, los adobes de yeso y paja para forrar el perímetro exterior de la casita y la pared de los vecinos ruidosos.
Se realizaron de yeso negro, pues en Madrid hay canteras y es fácil de conseguir y a buen precio,
y de paja, más fácil de conseguir de lo que pudiera parecer.
Los adobes, después de varias pruebas, se hicieron en una proporción que dejara algo de aire en el interior de las pajas, pero que al secar fueran compactas.
Para el aislamiento que queríamos conseguir, decidimos darle un grosor de 15 cm, Y decidimos hacer un molde que tuviera 12cm de grosor, dándole  40cm de ancho y 50cm de largo para que fueran fácilmente transportables.
Tras varias pruebas llegamos a ésta fórmula de medidas y acciones:

  • Se fabrica el molde con tablas de madera y una cuerda que afiance, (recibe muchos golpes y coge holguras).
  • Se desmonta la bala de paja y se mete en una caja de fruta grande(60*40*40).
  • Se prepara un gavetón con tres cuartas partes de saco de yeso negro y su correspondiente agua.
  • En una zona del suelo que se pueda manchar, extender la paja de la caja de fruta.
  • Cuando el yeso haya tirado un poco, extenderlo sobre la paja del suelo.
  • Mezclar paja y yeso en el suelo, dejando una mezcla homogénea.
  • Extender un puñado de paja en el suelo  pare desmoldar y poner el molde encima.
  • Con la mezcla yeso-paja, hacer primero las 4 esquinas para que quede un ladrillo fuerte
  • Una vez hechas las esquinas, rellenar el interior, lanzando la mezcla y entrelazando la paja.
  • Terminar el ladrillo apretando con lo que quede en el suelo.
  • Desmoldar el ladrillo y dejarlo in situ para que vaya secando.
  • Al final de la jornada, dejar todos los ladrillos de pie para que sequen bien.
  • Al día siguiente darle la vuelta a todos los ladrillos y dejarlos de pie, separados entre sí.
  • Es importante que en cada ladrillo se utilice la cantidad justa de yeso, que tira rápidamente y si se seca no sirve.



























Siendo un aplique a tabique ya existente y recio, el revestimiento aislante no necesita demasiada densidad, aparte de que el consumo de yeso se multiplica,

 Se gastaron tres paléts en total, unos 180, para adobes, pegado de éstos y el guarnecido liso en yeso negro.



Una vez hechas una cantidad suficiente de adobes, se pegaron a la pared con yeso negro.
Preparando gavetón de yeso negro, bastante espeso, se fueron subiendo filas de ladrillos,
con la siguiente metodología:

  • Untar de yeso negro dos lados y la trasera de un ladrillo, pegarlos a la pared y al suelo.
  • Untar el siguiente ladrillo y así hasta terminar la primera hilada.
  • Comenzar la siguiente hilada con medio ladrillo para dejarlos contrapeados, mayor resistencia.
  • Reforzar las juntas entre ladrillos con yeso y paja (a veces se deshacen un poco o cambian de grosores)
  • Dejar secar por lo menos una semana

El olor por la mañana al entrar a la obra era impresionante, a pajar olía, valga la rebuznancia. El efecto sensorial al entrar en la casa era, magnifico, como aroma de hogar.
Con todo el suelo cubierto de paja, que no hizo falta proteger más que las partes cercanas a los tabiques, pues tenía un suelo de laminado que Antonio decidió eliminar y sacar el precioso terrazo rojo de debajo.


























La ventana de la verdad se le llama a un registro de cristal que se mete en los muros de paja para ver como evoluciona interiormente, asegurando el buen funcionamiento de la técnica.
Avanzada ya la puesta en vertical de los adobes aislantes, toca hacer la encimera de obra. Antonio la quería lo más económico posible, y nos dejó por ello libertad en cuanto a acabados y realización.
Se prepara la pared y el suelo para que reciba de forma estable los tabiques, en este caso clavos gordos en la pared y marcas en el suelo con la amoladora. Los límites de los tabiques son parte de un suelo de granito que demolieron en un edificio colindante, los cuales recuperamos, y para acabado de la encimera colocamos los marcos de las puertas que había en la casa, en los tabiques demolidos. El enchapado sobre encimera en azulejos rotos tipo trencadís, es todo reciclado, granito, mármoles(también presentes en la superficie de la encimera)y azulejos que otras obras no utilizaron o tiraron al escombro, nosotros les salvamos la vida útil, economizando todo.



Las juntas de el trencadis están rejuntadas con una mezcla de cal y árido de color verde, con un tratamiento que impermeabiliza pero deja transpirar a los materiales.
la formula de la pasta fué:
  • hidróxido hidratado de cal en pasta-45% (previamente hidratado)
  • marmolina verde de grano medio-fino (0,1-1mm) 50%
  • cemento blanco de calidad 5%
Apretar primero a espátula y bruñir a la piedra cuando ya esté terso y no te lo llevas,
y luego para mejorar la impermeabilización de la superficie:
  • hacer una mezcla espumosa de agua limpia y jabón de potasa (20%) 
  • extender la espuma con esponja o brocha 3 veces por la superficie a impermeabilizar. 
  • enjuagar después con una esponja limpia 
  • secar bien y sacar brillo con un trapo seco y limpio


























El yeso le va ganando terreno a la paja con sus elegantes tonos naturales.































Los espacios comienzan a definirse, a tener un sentido y practicidad, se empieza a estar a gustito....


Las huellas de los tabiques se taparon con piedras blancas y negras, dando un resultado eficaz y económico, resaltando el terrazo rojo existente. Las fotos finales están hechas en diciembre, con una temperatura de la calle en cinco grados,(Antonio tiene un termómetro wireless en la calle y otro dentro)
mientras que en la casa y sin calefacción había 17 grados. Antonio estaba contento con el aislamiento.
Nosotros, por supuesto, también.



Muchas gracias!!!




ME GUSTA